Cuaresma

He empe­za­do la san­ta Cuare­sma tal y como dese­aba Jesús, aban­do­nán­do­me ple­na­men­te a su san­ta volun­tad y acep­tan­do con amor todo lo que me envíe. No puedo hacer may­ores mor­ti­fi­ca­cio­nes