Vacaciones cerca de Dios

“Lo he creado todo para ti, esposa Mía, y has de saber que todas las bellezas son nada en comparación con lo que te he preparado en la eternidad” (Diario, 158) – oyó Hermana Faustina, cuando admiraba la belleza del lago en Kiekrz.

El tiempo de vacaciones favorece la meditación y la reflexión sobre nuestras vidas. También es un momento en el que nos planteamos nuevas metas y hacemos una revisión de nuestras vidas. Vale la pena invitar a Dios a nuestros planes, para mirar al futuro juntos.

Cómo hacerlo? Ciertamente hay muchas formas. Pero parace que la más efectiva será aquella, en la que nos acercaremos a Su Palabra y comenzaremos a escuchar más intensamente que durante el año. Los centros de retiro nos ofrecen diversas formas de ejercicios espirituales. Podemos elegir entre muchas  opciónes, las que consideremos más conveniente. Sin embargo, si nuestros deberes no nos permiten estar aislado por más tiempo, recordemos que Dios está en todas partes y permite que Le conozcamos a través de Sus obras.

Como aseguró a Hermana Faustina: “Mis entrañas están colmadas de Misericordia, que es derramada sobre todo lo que he creado”  (Diario, 408).

a

Otras citas rela­cio­na­das:

Los comentarios estan cerrados.